logo PTS

JUVENTUD

CRISIS DE LA FUBA: UN DEBATE NECESARIO

El PO imita a La Mella y quiere "convencer" a los K

En las últimas semanas volvió el debate sobre la FUBA, luego de que el Congreso que iba a votar autoridades fracasara por falta de quórum y participación estudiantil.

Jesica Calcagno

7 de junio 2012

En las últimas semanas volvió el debate sobre la FUBA, luego de que el Congreso que iba a votar autoridades fracasara por falta de quórum y participación estudiantil. Este año, la alianza de radicales y kirchneristas en el Consejo Superior de la UBA, se extendió al movimiento estudiantil para boicotear la Federación. Esta es la alianza que impulsa las jubilaciones compulsivas de docentes, el desfinanciamiento de la educación, mantiene los convenios con empresas y sostiene a miles de docentes ad honorem.

Pero mientras está en juego el destino de la Federación, la conducción del PO, La Mella, Libres del Sur, PCR, MST, IS es impotente para las tareas planteadas. Este frente no sólo expresa programas políticos enfrentados, sino que priorizó la rosca y el reparto de apuntes y fotocopiadoras, antes que organizar un verdadero Congreso donde participen y discutan miles de estudiantes. 10 años de una FUBA con esta política y estos métodos desarmó al movimiento estudiantil para enfrentar la maniobra de radicales y kirchneristas. La crisis abierta es la culminación de una serie de fracasos: no se jugaron a organizar al movimiento estudiantil frente al Proyecto X, la Masacre de Once, las luchas obreras, ni hoy contra las cesantías a docentes. Para sostener su alianza, sólo intervienen con lo que tienen acuerdo…la lucha por el boleto estudiantil, reclamo elemental que hasta la Franja y los K impulsan.

La Juventud del PTS, que participó con fuerza del Congreso y fue una de las principales columnas en la marcha educativa del 18, viene insistiendo en organizar asambleas en todas las facultades, para derrotar con la autoorganización a radicales y kirchneristas, y desde las bases convocar a un verdadero Congreso extraordinario de la FUBA, donde participen miles de estudiantes abriendo un proceso de democratización, que tire por la borda el estatuto de la Franja sostenido todos estos años. Es la única manera de enfrentar los ataques de agrupaciones estudiantiles patronales como las radicales y kirchneristas.
 
El PO y La Mella apuestan a “convencer” a los K, no en organizar al movimiento estudiantil

La Mella fue la primera en sostener que “Esta maniobra de la Franja Morada no nos sorprende, y contó en este caso con la lamentable complicidad de La Cámpora, agrupación que se dice progresista y defensora de la democracia”, increíblemente “sorprendidos” por la actitud de los K. Ahora, PO les tomó la línea. Cada vez es más claro que para PO, el Frente de Izquierda en la universidad y la pelea por la independencia política, no está en su agenda. Así lo demostraron en Tucumán y Córdoba, donde optaron por frentes con los sojeros de Binner de Libres del Sur (ver nota). Pero en su ultima declaración, “La pelea política en la FUBA”, van por más: buscan convencer a los K de que entren en razón y habiliten el quórum del Congreso, porque al fin y al cabo no son “tan enemigos” (PO dixit), sólo los diferencian algunas “críticas políticas” (¡!)

Intentan convencer a Abal Medina, al “Cuervo” Larroque y a la “juventud maravillosa” K, que sostiene al gobierno de los 15 muertos por luchar, espía a la izquierda y a los trabajadores, está aliado a la burocracia sindical, ataca a los docentes y la acción directa de los trabajadores, y es cómplice de la desaparición de Julio López y Luciano Arruga. A los K no alcanza con “criticarlos”, es necesario enfrentarlos organizando miles de estudiantes. Así lo hicimos desde la Juventud del PTS, participando con estudiantes independientes en las elecciones de la alimentación junto a La Lista Bordó contra el burócrata de Cristina, Daer, (donde lamentablemente PO y La Mella brillaron por su ausencia, pese a que fue votado en asambleas y en el Congreso.

Para PO, sólo se trata de votar autoridades de la FUBA para mantenerse en la conducción, no organizar al movimiento estudiantil con una perspectiva de independencia de clase junto a los trabajadores. Y para ese fin, la clave es el diálogo con el kirchnerismo para que den quórum, y no hacer fuertes campañas políticas en las facultades, convocar asambleas con miles de estudiantes y enfrentar la política de los K y los radicales. ¿Podrían estas agrupaciones boicotear la Federación, si hubiera al menos 3.000 estudiantes que la defiendan? La marcha educativa del 18/5 mostró que somos cerca de 2.000 jóvenes organizados en distintas agrupaciones, ¿qué impide que esta fuerza militante se vuelque en cada facultad a organizar y convocar a los estudiantes a dar esta pelea? La negativa a hacerlo es una decisión política.

La Mella prometió una “nueva” Federación con “protagonismo estudiantil” cuando entró en la conducción. Parece que hay que seguir esperando, porque se viene adaptando a los métodos burocráticos del PO. La Mella se quiere defender argumentando que el frente de la FUBA dirige 9 de 13 centros de estudiantes. Pero, “el pez por la boca muere”. ¿Cómo explican que dirigiendo 9 centros no pudieron movilizar y organizar a un sector de estudiantes de esas facultades para defender la FUBA?

Quizás a esto se refiere PO, cuando afirma que su frente es “oportunista, sólo hasta cierto punto”. Lo que importa es garantizarse la “oportunidad” de mantener cargos, chapas, apuntes y fotocopiadoras, sin que el contenido de la política y la apuesta de materializarlo con la organización democrática de los estudiantes, sea el eje de la militancia. 

10 años fueron suficientes: Transformemos la Federación

Esta crisis demuestra que la política y los métodos del PO, La Mella y aliados están agotados. Cada vez son más impotentes para dar pelea ante estos ataques. Es hora de una verdadera transformación de la FUBA.
Tenemos por delante la necesidad de defender a los docentes que enfrentan las jubilaciones compulsivas y un régimen universitario decadente y estamental, que desfinancia la educación, manteniendo pésimas condiciones edilicias y miles de docentes ad honorem, mientras sostiene a fachos como Mario Casalla en Psicología, o alianzas con burócratas sindicales de la talla de Gerardo Martínez, como en Sociales y Económicas.

Los Centros de Estudiantes y la FUBA, tienen que ponerse a la cabeza de esta campaña en defensa de los docentes y la educación pública, convocar a asambleas en todas las facultades, apostar a la autoorganización, y desde estas instancias impulsar un proceso de democratización de la Federación que involucre a miles de estudiantes independientes, y derrote la maniobra de los kirchneristas y radicales, llamando a un Congreso Extraordinario organizados desde las bases.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados:

Debates

/   

Juventud

/   

Universidad

/   

a_fijas